Es conocido que las primeras normas sobre la competición deportiva de Galgos, las estableció el griego Arriano en el siglo II de nuestra Era, y que cuando él intervenía en las cacerías obligaba a llevar solo dos Galgos entrilladlos para, que al soltarlos tras la liebre, dar a ésta la suficiente ventaja para su defensa y que la carrera durase el mayor tiempo posible. En realidad estas normas eran muy apreciadas pues permitían la valoración de los Galgos como competidor deportivo.


Al cabo de los siglos, el duque de Harfolh, en Gran Bretaña, hacia cumplir en las cacerías de Galgos tras liebre las normas de Arriano. Con la aquiescencia oficial, a fines del siglo XIV se observan y cumplían las reglas establecidas por Arriano, y en el siglo XVI en toda Gran Bretaña es puesto en practica el procedimiento que hacia que el Galgo competiría entrilladla una pareja de Galgos solamente. Tanto gusto esta modalidad deportiva en Gran Bretaña, que en distintos condados, se organizaban concursos para que compitieran los Galgos de cada demarcación con miras a que, los mejores fueran preferidos como reproductor.


Después en el siglo XVI, se llevo a cabo una más perfecta organización y un reglamento, el control de Orígenes por la National Coursing con gran severidad, y en el año 1836 se corre la I Copa Waterloo que dura hasta la fecha.


En Portugal existen muchos aficionados a este tipo de competición en campo, siendo sus carreras preferiblemente al estilo español, o sea, con mano de ojeadores a caballo y cuando “salta” o se “levanta” a la liebre se realiza la suelta de Galgos.


En América del Norte hay un procedimiento de carreras de campo, corriendo también por parejas, pero cuando se pasa del minuto de carrera se suelta otro Galgo, que califican de reserva, si bien deportivamente solo son considerados los primeros 60 segundos de carrera entre los dos Galgos competidores.


Y llegamos a la unificación, organización, de nuestra afición tan arraigada en nuestro país.


El deporte galguero contaba con entidades famosas como La Ina, El Goloso, Algete y otras copas sin unificación ni reglamentos oficiales, celebrando estas unas pruebas muy individuales y con grandes diferencias en las competiciones y juicios de las carreras.


La primera reglamentación en España fue llevada a cabo en el año 1929 por el Club Galguero Español, estableciendo un minino de tiempo para que la carrera fuera válida conocido como Código.


Otras organizaciones españolas principalmente particulares, que nunca tuvieron carácter oficial, organizaban sus carreras de acuerdo con lo que habían visto en Inglaterra y rectificando a conveniencia el estilo de las carreras en España, principalmente por su Orografía, pero sin unas bases de competición, ni reglamento.


El Club Galguero fue el primero que reglamento en 1929, las carreras de campo en sentido oficial, pues es a quien se le otorgó el fomento de la raza galguera en España, pero ello no cayo bien a los organizadores de otras pruebas y máxime que el Club Deportivo fue creado oficialmente para que este publicara unos reglamentos y fuera el encargado de organizar y controlar las competiciones galgueras en España.


La primera reglamentación que se tomo como base por el Club Deportivo Galguero fue el reglamento inglés, en cuanto a su aspecto técnico, siendo muy bien acogida por la gran mayoría de los aficionados.


Desde el 14 de abril de 1931,  nuestro deporte no pudo continuar celebrando competiciones oficiales. En el año 1932, se suspendió al Club Galguero Español de llevar el control nacional de nuestro deporte. Luego desde el 18 de julio de 1936 a 1 de abril de 1939, fue todavía más frenado.


Es a finales de 1939 y principios del 1940 cuando se crea la Federación Española Galguera que pasa a depender del entonces Consejo Nacional de Deportes- Comité Olímpico Español,  tomando esta como base la reglamentación del Club Deportivo Galguero, y dando forma al reglamento de carreras en sentido federativo hasta nuestros días.


Podemos decir que el I Campeonato que, tiene carácter de oficioso, aunque no estuviera reglamentado ni organizado por la Federación Española de Galgos, es el celebrado en la Dehesa de los Carabancheles, siendo a todos los efectos considerado como tal y así consta en la historia de los Campeonatos de Galgo en Campo. Este campeonato fue organizado por el Club Deportivo Galguero de Madrid, tomando como base los códigos y reglamentos ingleses, en el cazadero de la Dehesa de los Carabancheles (Madrid), los días 1, 2, 3 y 8 de febrero de 1931, cabe destacar que el Juez de Campo, Sr. Mulcaster, fue sustituido durante el transcurso del campeonato al no adaptarse a los gustos y exigencias de los aficionados españoles.


La primera Campeona de España de Galgos en Campo, fue “ESCARCHA”, hembra negra, Hija de “Franco” y “Chufera”, nacida el 1 de enero de 1928 y propiedad de D. Juan Martín Gómez de Madrid.

Escarcha

El largo paréntesis que va de 1931 a 1939 sin organizar Campeonatos de España, debido a los vaivenes políticos y nuestra guerra civil, que además motivó la pérdida de diversa documentación. Como la afición es tan grande se celebró el trofeo Sánchez Cabezudo, al cual se le considera oficiosamente como segundo Campeonato de España, al estar organizado por la Federación, en los cazaderos de Parador de Meldialdea (Navalcarnero) Escalona y Santa Olalla (Toledo), celebrándose los días 13, 19, 23 de enero y 4 de febrero de 1940, proclamándose Campeona de Españas en Campo Abierto la hembra negra: MORA I, hija de “Pinto” y “Triana”·, nacida el 15 de Octubre de 1937, siendo sus propietarios D. Jacinto Alcobendas y D. Pedro Sanz, de Madrid.

Y por fin llegamos al primer campeonato organizado directamente por la Federación Española, en el cual hubo muchas incidencias por la climatología. Cabe destacar que fue el primer Campeonato que se corrió por el sistema de liga, de todos contra todos, en los cazaderos de Bercimuelle, Casasola, Tuta y Matacán de Salamanca, proclamándose campeona de España de Campo la hembra canela, “BANDERAIII, hija de “Bath” y “Londa”, nacida el 10 de Abril de 1933, propiedad de D. Francisco Florián Salvago, del Club “El Lebrel Fugaz”, de Sevilla.

Galgo



Y desde esta fecha año tras año se viene celebrando el Campeonato de España de Campo para Galgos, el cual para los “galgueros” es la máxima aspiración a que se puede llegar como criador o club.
 

Formaté como criador canino profesional. ¡Curso online!

Apúntate hoy mismo en la escuela canina de la FAC, formaté como criador canino profesional. Cursos online y presencial. Estudia desde tu casa a tu ritmo, examinate cuando estés preparado.

¡Prepárate para cumplir la nueva normativa!

Curso de crianza canina