EL CONTEXTO EUROPEO DE COMIENZOS DEL SIGLO XIX,EL GRAN SIGLO DE INICIO DE LA CINOFILIA.

Por Ricardo de la Rosa.

Desde comienzos del s.XIX se va produciendo una traslación de ideas y actuaciones caninas desde UK a Francia y viceversa. El esplendor de Francia con el Imperio Napoleónico es motivo más que suficiente para intentar dar una imagen internacional de grandeza en todos los ámbitos. Uno de ellos es también el del mundo de los animales domésticos y la ganadería y como no, el incipiente mundo del perro y sus razas.

En un entorno social y económico muy dinámico y en algunos aspectos revolucionarios, como los que acontece bajo la corona de la Reina Victoria en el Reino Unido al suceder en 1837 a su tío Guillermo, el interés por definir, clasificar y seleccionar las razas caninas se consolida. Se enmarca dentro de un fenómeno social que también tiene un desarrollo parecido en Francia, potenciado por la aristocracia y clases sociales burguesas industriales con gran capacidad económica, que coincide casi simultáneamente en el tiempo y que se extiende de forma más tardía, a la segunda mitad y finales del s.XIX, a otros países de Europa como España o Alemania.

Autores británicos como Hubbard, conocedor de la bibliografía sobre razas caninas, reconocen a Francia ser el semillero del que nacieron muchas de las razas caninas seleccionadas y criadas en el Reino Unido y que hoy por hoy aparecen con esta nación como origen.

Probablemente el sentido utilitarista que hasta entonces había marcado y definido el concepto de las castas caninas conocidas, condicionó en principio todo este proceso de identificación y clasificación de los tipos de perros que se conocían. Se partió de una base que era el de las castas caninas existentes. Con prelación a las que mayor número de ejemplares existía y teniendo en consideración otros tipos con menor número de ejemplares conocidos e incluso se planteó la posibilidad de recuperar otras castas caninas que se encontraban en la memoria de las gentes de aquellos tiempos o de los que se contaban con datos suficientes para su recuperación. También fue el inicio de una meritoria tarea, la de la creación de nuevas razas caninas fijando una serie de caracteres que fueron recogidos para su preservación en los estándares morfológico e incluso funcionales, herencia estos del mundo ganadero que ya los usaba así como la genealogía certificada en un pedigree.

De castas de perros identificados por su utilidad se va trabajando en la consideración e identificación individual por raza en base a características morfológicas y funcionales que le son propias y que los identifica de forma exclusiva y los diferencia de otras razas caninas.

Del sentido utilitarista del perro y sobre todo, entre estos, el de la caza y el de pastoreo, nacen las primeras muestras o exhibiciones caninas. Primeramente en un marco mucho más genérico y amplio como son los mercados de ganado, para después fundadas en una mejora de su función cazadora y de pastoreo, especializarse y dar un paso más, en la preservación y mejora del tipo. El exteriorismo del perro se comienza a tener muy en cuenta. Se equipara a la preocupación y valoración existente hacía otros muchos animales en cuanto a su morfología como fuente de identificación, mejora de su bienestar y rendimiento y de su valoración económica y estima.

Reino Unido tiene su primera exposición canina organizada por una élite de cazadores el 28 de junio de 1859 en Newcastle-Upon-Tyne con perros de castas de caza y jueces familiarizados con ellas y sobre todo, con su forma de ejecutar su labor de caza.

Piere Amédee Pichot, uno de los grandes e influyentes escritores cinegéticos y de perro franceses de la época apunta a que la idea de las Exposiciones Caninas en la forma en que comenzarón a llevarse a cabo en la Inglaterra victoriana fue concebida a nivel teórico por un ilustre escritor político y agrónomo francés, Nicolas de Neufchâteau, Conde de Neufchâteau (1.750-1828), en un contexto de una Francia en la que Napoleón Bonaparte desde su consulado primero y su proclamación como Emperador después, extiende su influencia a otros países de Europa e incluso de América, bien de forma pacífica o por la guerra.

Lo cierto es que Gran Bretaña es la gran vencedora frente a la Francia Napoleónica y somete a esta a muchos dictados y canones. Sea como fuere el hecho en sí es que muchas de las castas y tipos de perros franceses arriban al Reino Unido y cuando enmarcados en el proceso de inicio de la cinofilía británica, estos ejemplares ya están presentes en buen número en la isla y se van configurando como razas caninas propias.

Es en mayo de 1863 cuando se celebró la primera Exposición Canina de Francia, impulsada por un intento del Emperador Napoleón III de devolver la grandeza global que su país debía tener en el contexto internacional de naciones y no quedarse desmarcado de actuaciones consideradas de progreso y de importancia para un Imperio que quiere tener peso en el nuevo contexto internacional. Estimulada por el patrocinio de una institución como era la Societe Impériale Zoologique d´Acclimatation, el evento tuvo lugar en el parisino bosque de Boulogne en los jardines de dicha entidad.

Casi simultáneamente en el tiempo los concursos de ganado que se celebran en Madrid, van dejando traslucir un incipiente interés en España por las castas de perros de utilidad, perros de pastor de tipo mastín y otros careas. Este estimulo viene de prohombres de la aristocracia o de influyentes grandes propietarios agrícolas y ganaderos.

Hemos dejado atrás una dura lucha de Independencia contra el invasor napoleónico y la restauración monárquica trata de consolidar un régimen parlamentario liberal y no perder el carro de la industrialización que no llegó a ser importante por el predominio del sector agrario y ganadero.

Hasta mayo de 1890 no nos llegará la oportunidad con la primera Exposición canina celebrada en Madrid en el Parque del Retiro, de mostrar nuestra incorporación a la incipiente corriente cinofila del mundo centrada en buena medida en Europa, pero que ya tiene una fuerte réplica en América.

Alemania pocos años después de su proceso de unificación bajo el Imperio Alemán, celebró su primera Exposición Canina en 1875, consolidando una cinofilia que trata de no dejarse influenciar por su vecino galo y que al otro lado del Canal de la Mancha ve como desde el Reino Unido algunas de sus razas siguen derroteros distintos a los propios de su origen germano.

FAC

 

Share Everywhere

Formaté como criador canino profesional. ¡Curso online!

Apúntate hoy mismo en la escuela canina de la FAC, fórmate como criador canino profesional. Cursos online y presencial. Estudia desde tu casa a tu ritmo, examinate cuando estés preparado.

¡Prepárate para cumplir la nueva normativa!

Curso de crianza canina